sábado, 20 de julio de 2019

Obesidad infantil en Canarias


Cada vez se ven más casos de obesidad infantil en Canarias y desgraciadamente aún son pocos los casos que llegan a consulta, y es que esto, en realidad, no es sólo un problema del niño, sino también de los padres.
Muchas veces los padres no se paran a pensar que la alimentación del niño es algo importante de lo que tienen que preocuparse activamente, llegando a veces a preguntar al niño a la hora de comer qué les apetece, como si los niños fueran conscientes de lo que nutricionalmente les interesa comer. Los niños a estas edades se dejan llevar por los sabores, modas, colores, y para eso están los adultos, para guiar, aconsejar y en definitiva, para educar.
¿Cuál es la mejor edad para educar a un niño?
“20 años antes de que nazca, educando a sus padres”. Napoleón Bonaparte
 
 





Es cierto que la obesidad infantil está causada por muchos factores condicionantes que hacen fortalecerla más en la sociedad, y entre ellos tenemos:
-          Los anuncios en televisión de dulces, refrescos y comidas rápidas en cualquier horario.
-          El elevado precio de los alimentos considerados frescos y saludables en Canarias en comparación con el resto del país.
-          La tecnología al alcance de los más pequeños como patines eléctricos, móviles, videojuegos, televisión, etc.
-          La falta de propuestas a nivel político, posiblemente por considerarse algo no valorable dentro de su propia legislatura.
-          Falta de valoración e implicación de los padres en la educación de sus hijos.
-          Falta de iniciativa en las industrias para solucionar un problema de salud en continuo crecimiento.
¿Y los comedores escolares?
Es fácil caer en la tentación de culpar a los comedores escolares, y esto, aunque tiene su importancia, no es determinante, ya que el resto del día los niños continúan su vida familiar y social fuera de los recintos escolares, donde los padres, siguen siendo los mayores responsables.
En un estudio realizado a varios menús escolares de Canarias, se encontraron algunos platos no recomendados y que habría que corregir urgentemente, como son: pizzas, lasañas, papas fritas, o incluso bollería. Este disparate, no sería tan dañino si lleváramos una alimentación equilibrada a lo largo del día que lo compensara.
Lo más importante, quizás, es desterrar el “no me gusta” sin haberlo probado previamente. Al niño hay que educarlo, ganárselo, llevarlo a nuestro terreno, buscar estrategias, probar alimentos nuevos, osea, dedicarle tiempo.  A veces no quedará más remedio que imponer nuestra postura y obligarlo a comer un plato determinado utilizando la manera antigua de “si no te lo comes va a la nevera y cuando tengas hambre te lo pongo de nuevo”, pero, sobre todo evitar cambiar un plato saludable por uno que no lo sea para que coma algo.
“El día de la fruta” aparece en los colegios como un gran avance, cuando lo normal debería ser todos los días.

Los dulces, azúcares y refrescos deben considerarse como algo especial, para un día de celebración, nunca como algo habitual.

Evitar dar golosinas al niño si ni siquiera los pide. Esto es algo muy común en los abuelos.

Iván Tardón
Dietista-Nutricionista-Asesor deportivo
www.ivantardón.es

domingo, 14 de julio de 2019

Ensalada de espárragos y serrano


Ingredientes (para 2 personas):

·         4 lonchas de jamón serrano
·         6-12 espárragos blancos
·         4 pimientos de piquillo
·         Rúcula
·         Tomillo fresco
·         Albahaca fresca
·         Aceite de oliva
·         Vinagre balsámico de Módena
·         Sal


Elaboración:

- En un bol mezclar el vinagre balsámico, la sal, el aceite de oliva y el tomillo.

- En una sartén poner el jamón serrano cortado en tiras y a fuego medio remover hasta que se tueste un poco y quede crujiente.

- Poner en un plato la rúcula con la albahaca y poner encima los espárragos con los pimientos de piquillo y el jamón serrano y verter por encima unas cucharaditas de la vinagreta justo en el momento de empezar a comer.

Pota encebollada


Ingredientes para dos personas:

·         1 kg de anillas de pota
·         2 Cebollas
·         Vino blanco
·         Laurel
·         Sal
·         Pimentón de la Vera


Elaboración:

- Introducir las anillas de pota en una olla con un poco de agua y vino blanco hasta cubrirlas, cerrar la olla y dejar 15 minutos a partir del punto de cocción.

- Mientras tanto, pelar las cebollas, trocearlas y agregarlas a un caldero con un poco de aceite a fuego medio hasta que queden transparentes.

- Agregar el vino blanco, la sal, la hoja de laurel y una cucharada sopera de pimentón y mezclar con la pota ya cocinada.

- Reducir la salsa hasta que quede más concentrada y servir en platos individuales.

domingo, 30 de junio de 2019

Gazpacho de sandía

Ingredientes:

- 500g de sandía
- 1/2 pimiento rojo
- 1/4 de cebolla (o menos)
- 1/2 diente de ajo pequeño
- Orégano
- Sal
- Aceite de oliva
- Vinagre de manzana


- Cortar la sandía y trocearla.

- Trocear la cebolla, el ajo, el pimiento rojo y meterlo todo en un recipiente para molerla con la batidora junto a la sandía. 

- Añadir una cucharadita de orégano un chorro de aceite, otro de vinagre de manzana y sal al gusto.

- Si quedara muy espeso, puedes añadir un poco de agua.

- Para decorar puedes poner en cada vaso un trozo de sandía.


jueves, 13 de junio de 2019

Pollo a la sidra

Ingredientes:

- 4 muslos o contramuslos de pollo
- 1/2 litro de sidra natural
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 hoja de laurel
- Aceite de oliva
- sal
- 1 manzana



- Limpiar los mulos de pollo de todos los restos de piel y grasas que puedan tener e introducirlos en una cazuela con un poco de aceite para sellar la carne y evitar que pierda jugosidad posteriormente. Retirar del fuego y reservar.

- Picar la cebolla, los 2 dientes de ajo y la hoja de laurel y pochar con un poco de aceite en la misma cazuela que teníamos.

- Una vez pochada la verdura, agregar 1/2 litro de sidra, los muslos de pollo que teníamos reservados y cocer unos minutos para evaporar el alcohol.Tapar y cocer a fuego medio durante 30 minutos.

- Trocear la manzana y seguir cociendo con una tapa a fuego lento durante 15 minutos más.

- Apagar el fuego y servir.

viernes, 5 de abril de 2019

Paella de coliflor


Ingredientes:

- 1 coliflor mediana
- 1 cebolleta
- 1 diente de ajo
- 1/2 pimiento rojo
- 1 puerro
- Un puñado de guisantes
- Aceite de oliva
- Azafrán o colorante alimenticio
- Sal
- 1/2 vaso de agua
- Langostinos o gambas
- Calamar
- Pescado blanco.
- Mejillones, almejas y mariscos en general.


- Lavar, trocear y picar la parte blanca de la coliflor en una picadora o con una ralladora.

- En una sartén, añadir el aceite de oliva y rehogar el diente de ajo picado, el puerro, la cebolleta y el 1/2 pimiento rojo troceados en pedazos pequeños.

- Agregar los mariscos y medio vaso de agua con el colorante o azafrán y la sal.

- Añadir los guisantes y la coliflor picada y remover con cuidado.

- Cocinar durante 5 minutos aproximadamente y dejar evaporar toda el agua o escurrir un poco si fuera necesario.

- Retirar del fuego y servir.

Mi paella de coliflor que se me olvidó poner guisantes.


viernes, 22 de marzo de 2019

Los productos ligth no adelgazan


Cuando pasamos frente a un producto light nos da la sensación de estar observando un alimento saludable y que podemos comer la cantidad que deseemos sin miedo a engordar, pero desgraciadamente, está muy lejos de la realidad.

Los productos light tuvieron su auge en la década de los 80 y se inventaron para intentar luchar contra la obesidad y la diabetes en el mundo, haciendo un alimento más ligero con aproximadamente un 30% menos de algún nutriente que contiene el producto original de la misma marca, es decir, un 30% menos de calorías, de azucares, de grasa o de sal  que el producto original.

Lo que sucede, es que al quitar alguno de los nutrientes puede perder sabor, y para evitarlo, las marcas comerciales suelen añadir más cantidad de azúcares, grasas, edulcorantes o saborizantes. Si tiene menos azúcar, posiblemente tenga más cantidad de grasas o si tiene menos grasas, es posible que tenga más cantidad de azúcar. Esto lo convierte en un producto que no está exento de calorías y es aquí donde está el problema, ya que la palabra light, invita a comer sin poner un límite, haciendo que nos sintamos más seguros al consumir este tipo de alimentos con respecto a los que no ponen esta palabra mágica.

En realidad, algunas marcas, lo han terminado usando como reclamo publicitario, para impulsar el consumo de un alimento, que quizás, rechazaríamos si nos queremos cuidar.

Tabla de comparación de alimentos:

Producto normal
Kcal
Producto light
Kcal
Mayonesa
599 kcal
Mayonesa light
261 kcal
Queso de untar
240 kcal
Queso de untar light
154 kcal
Queso curado
418 Kcal
Queso curado light
281 kcal
Ketchup
107 kcal
Ketchup light
71 kcal
Mantequilla
734 kcal
Mantequilla light
372 kcal
Papas fritas
531 kcal
Papas fritas light
458 kcal



En la tabla, podríamos destacar la poca diferencia que existe entre las papas fritas normales y las denominadas “light”. Suponiendo que cambiáramos 100g del producto normal por 200g de producto light, estaríamos comiendo en este caso cerca del doble de kcal.

Como se ha visto, que no siempre será más recomendable tomar un producto light antes que uno normal, para eso tendremos que asegurarnos que sea la opción más acertada, a veces un producto normal de una marca determinada tiene menos Kcal, sal o azúcares que el producto light de otra marca.

Lo que va a hacer que engordemos o adelgacemos tomando productos light o no, es la suma total de Kcal o azúcares diarios que tomemos, de nada nos vale tomar alimentos light si sobrepasamos las cantidades recomendadas para cada día o no hacemos una actividad física diaria. Como siempre, el secreto estará en la moderación, el sentido común y la vida equilibrada.

¿Sabías que…..

…. la versión light de un producto no da carta blanca para consumirlo sin límite?

…. los quesos de untar siguen llevando nata entre sus ingredientes principales?

…. algunos productos light contienen más kcal, sal o azúcar que un producto normal de otra marca?



Publicado en el número 25 de la revista "De Reojo" de marzo de 2019 en la página 24
Visita la versión publicada